Dorian se encargó de telonear a PSB, interpretando una hora de hits, nuevos y antiguos, y calentando al público, que no tardó en animarse y que para cuando llegaron Neil Tennant y Chris Lowe estaban en lo más alto.