La mejor expresión facial en el rock and roll es la cara impávida del baterista Charlie Watts mientras deja fluir la locura alrededor de él.