Debbie Rowe, la exmujer de Michael Jackson y madre de sus dos hijos mayores asegura que Jackson tenía “una tolerancia muy baja al dolor” y que los médicos se aprovecharon de él.