El disco, que ha sido mezclado por su productor habitual Flood, tendrá un sonido muy orgánico y directo, con una energía similar a la de otros trabajos como ‘Violator‘ o ‘Songs of Faith and Devotion‘.