La superestrella de la música murió el 11 de febrero del 2012 en Beverly Hills, California, a los 48 años. Una autopsia dictaminó que se ahogó accidentalmente y que una cardiopatía y su consumo de cocaína contribuyeron a su muerte.