John Lennon reveló que las sesiones de grabación del álbum “Let it be” de los Beatles se llevaron a cabo en medio de un ambiente caótico, lleno tensión y discusiones entre los integrantes del célebre cuarteto de Liverpool.