El ex Beatle, siempre que tiene tiempo libre, lo aprovecha para estar con su familia. En esta ocasión ejerció de padrazo acudiendo al centro escolar en el que estudia su hija Beatrice, en la exclusiva zona de Londres, Nothing Hill