Como secretaria de The Beatles, Freda Kelly tenía uno de los trabajos más codiciados del mundo y fue testigo de excepción de una época. Guardó celosamente los secretos de la banda y rechazó hablar de ello durante 50 años.