El músico estadounidense conquistó al público de Sao Paulo en un concierto en el que tuvo muy presente al expresidente sudafricano Nelson Mandela, fallecido el pasado día 5 de diciembre y al que el músico dedicó su tema “Keep our love alive”.