“Hola. Soy Robert Smith”. Lo difícil es asociar esa misma voz con la imagen que tienes de él en las fotos de prensa y las portadas de sus discos. Sí, pues –piensas–, es un tipo como cualquier otro. Aunque su música no se parezca a ninguna.