La mayoría de los televisores de alta gama hoy están equipados con tecnología “inteligente”, como conexión a Internet, aplicaciones, micrófonos y cámaras. Sin embargo, el reciente descubrimiento de una falla de seguridad en algunos dispositivos inteligentes de Samsung muestra que quizá varios de estos lujos todavía deban esperar.