Siempre inconfundible, por su voz de falsete y sus gafas de cristales oscuros. Así se le recordará a Robin Gibb, uno de los tres miembros fundadores de los Bee Gees, grupo que popularizó la música disco.
Ahora el cantante ha fallecido a los 62 años de edad, tras padecer de cáncer de colon e hígado. Su estado era delicado luego de contraer una neumonía el reciente abril.